A lo largo de esta semana, se han producido nuevos encuentros digitales en la Fundación Industrial Navarra con CEOs y directivos de las empresas asociadas con el fin de ir planteando los nuevos escenarios que surgen a raíz de la crisis del coronavirus.

Tras las primeras semanas de fuerte impacto del coronavirus en las empresas, llega el momento de iniciar la “desescalada” y evaluar los efectos que ha producido el COVID-19 en todas las áreas de la empresa. Ya en las primeras semanas de la pandemia, las organizaciones se interesaron por protocolos de seguridad que permitiesen trabajar de manera segura a sus empleados. Pero tras el reinicio de la actividad industrial y la aplicación de protocolos sanitarios, surgen nuevas cuestiones. Por esta razón, las empresas de la Fundación han mantenido encuentros online esta semana para compartir experiencias y plantear posibles caminos comunes para paliar los efectos negativos de esta pandemia.

¿Cómo afrontar la crisis económica derivada del coronavirus? Ha sido la pregunta más repetida en estos encuentros. En apenas unos meses, la situación económica ha retrocedido años y se ha convertido en una de las preocupaciones de mayor importancia. Ante este problema, algunas  empresas han compartido sus planes de “reactivación” y, en todo momento, se ha incidido en la importancia de “ser flexibles, teniendo capacidad de adaptación a los nuevos tiempos”. La pandemia ha dinamitado antiguos conceptos y en estas reuniones se ha profundizado en la necesidad de rediseñar la estrategia empresarial para adaptarse al nuevo contexto. Muchas de ellas han compartido sus acciones de cara a los próximos meses como pueden ser: protocolos de seguridad, cambios en la cadena de suministro, adaptación de la cadena de producción o digitalización de servicios.

LAS PYMES BUSCAN COLABORAR

Las pequeñas y medianas empresas son, sin duda, las grandes sufridoras de la crisis del coronavirus. Muchas de ellas pelean en estos momentos por mantener una parte muy importante de la producción que tenían hace apenas unos meses. En las reuniones organizadas por la Fundación, las pymes han remarcado la necesidad de encontrar puntos de colaboración entre distintas empresas para “ser más fuertes” en el nuevo mercado post COVID-19. Todas ellas se encuentran en estos momentos en un período de reflexión y creen prioritario reinventarse y generar nexos de unión con empresas de distintos tamaños con las que iniciar relaciones proveedor-cliente. A parte de esta cuestión, otro de los temas planteados ha sido el establecimiento de mecanismos que permitan reactivar la demanda. Nuevas soluciones a nuevos problemas.

SESIONES QUE APORTAN VALOR

Todas las compañías han compartido con la Fundación el gran valor de este tipo de encuentros digitales en estos momentos de incertidumbre. “´Colaboración´ es la palabra clave en estas semanas. Una respuesta única mayoritaria siempre es la opción más eficaz en tiempos complicados y creo que las empresas asociadas a la FIN lo tienen muy claro desde el primer momento afirma Elena Alemán, gerente de la Fundación.

Muestra de ello son algunas de las acciones emprendidas por la Fundación en la últimas semanas: pedido conjunto de EPIs, reuniones entre empresas, webinars con expertos de las empresas asociadas, apertura de nuevos canales de comunicación entre empresas…

Por esta razón, desde la FIN mantendremos estas sesiones con directivos y CEOs de empresas asociadas mientras la situación no llegue a una cierta estabilización. Es momento de trabajar unidos y de colaborar para salir de esta situación lo antes posible.