La Mesa de Excelencia Operacional se trasladó la semana pasada a las instalaciones de Congelados de Navarra en Fustiñana para llevar a cabo la última sesión de esta primera parte del año.

La mesa iniciaba con la ponencia de Cristina Figueroa, responsable técnica de Congelados de Navarra, que compartió el recorrido de la empresa, los problemas derivados por la Covid-19 y los futuros retos en los que están trabajando la organización y, finalizó con una visita guiada por sus instalaciones.

Desde sus inicios, Congelados de Navarra ha trabajado por diferenciarse en el mercado y se ha preocupado por escuchar a todos sus agentes (clientes, consumidores, proveedores…). Esta estrategia les ha permitido crecer y convertirse en una de las compañías de referencia en el sector. Actualmente, ofrece diversidad de ingredientes, recetas, formatos packagings, rapidez en el servicio, marca distribución y asesora a los clientes. Además, al tratarse de productos alimenticios, trabajan por ofrecer un producto certificado y de calidad.

Durante la sesión, Cristina compartió la afectación sufrida por la organización tras la irrupción de la pandemia. Esta ha obligado a reorientar su manera de trabajar y de organizarse. Pasaron de trabajar por previsiones a trabajar por pedido, lo que supuso un problema a la hora del cultivo y que no pueden controlar la maduración de cada una de las verduras.

La incertidumbre se convirtió en protagonista también para los equipos humanos de la organización. Inmediatamente se identificaron puntos y puesto clave y quién estaba capacitado para cubrirlos, se enviaban semanalmente comunicaciones a toda la plantilla, e incluso hubo que detectar quienes eran las personas que más se exponían (los camioneros) para priorizarles y dotarles con mascarillas cuando no había las suficientes para todos.

Pero no todo ha sido negativo. Otros cambios también han provocado mejoras evidentes en la forma de trabajar. Ahora, están más preparados para la demanda del cliente y cuentan con una capacidad de envasado mayor, el nivel de confianza en la empresa se ha reforzado, los comités de seguimiento de stocks se han impulsado y se han incorporado el teletrabajo y las reuniones de forma remota.

Además, la empresa agroalimentaria presentó los retos futuros en un sector como el suyo. La apuesta por la digitalización y la sostenibilidad se muestran claves para el crecimiento de la compañía. Además, la evolución del comportamiento de los consumidores, que demandan una mayor personalización y calidad, se antojan un reto de gran importancia para toda compañía del sector que desee crecer.

Tras la ponencia y las preguntas de los participantes, todos tuvieron la oportunidad de conocer in situ las mejoras aplicadas en la planta a través de una visita guiada en la que se hizo un recorrido por todo su proceso productivo, almacenes y zona de embalaje.

La Mesa de Excelencia Operacional retomará sus sesiones en septiembre.