Durante el mes de noviembre, la Fundación organizó tres sesiones de la Mesa de Estrategia con el objetivo de que entre los CEOS y directivos de empresas asociadas pudieran compartir experiencias e ideas en pro de la recuperación post coronavirus. Estas sesiones nacen de las propuestas recibidas por parte de la Fundación de las empresas participantes.

Con el fin de distinguir sus estrategias y organización, las sesiones se dividieron según el tamaño de las empresas. De esta forma, la primera Mesa estuvo focalizada en las Pymes, la segunda en Multinacionales y la última en las Grandes Empresas.

Las sesiones se abordaron de forma presencial en el Museo Universidad de Navarra cumpliendo con las medidas de seguridad obligatorias para la contención del COVID-19. En total, más de 60 directivos pasaron por las mesas durante las distintas sesiones.

 –

PYMES

La primera sesión contó con la participación de pymes. Los distintos grupos de trabajo que se conformaron establecieron, a partir de las experiencias compartidas, claves que ayuden a mejorar la operativa diaria de las empresas. Estas pivotaron en torno a la estrategia de la compañía, su crecimiento y organización.

A partir de ahí, se realizó una puesta en común sobre cada tema, entre los que destacan, la importancia de la incrementación de la confianza dentro de la empresa transmitiendo mensajes claros y directos además de transparentes, la creación de nuevos comités de análisis y apostar por una formación dual para el incremento del talento multidisciplinar, todo ello con el objetivo de mejorar en organización. En cuando a la forma de crecimiento, apostar por el incremento de inversión, apertura de nuevos canales, alianzas con otras compañías, la internalización y la automatización de los procesos de ventas…

 –

MULTINACIONALES

Ya en el plano de las multinacionales, estas apostaron por la generación de confianza en las personas, una buena estrategia basada en la digitalización, colaboración y flexibilidad. Identificar oportunidades con clientes nuevos, repasar la propuesta de valor e incrementar el conocimiento de nuestros clientes ayudarán al crecimiento de la empresa. Por otro lado, la organización y la cadena de suministros son otros aspectos clave; procurar mantener los niveles de productividad adaptándose a las nuevas circunstancias o tener un mayor contacto y conocimiento de nuestros empleados y proveedores también nos ayudará a la hora de tomar decisiones complicadas.

En el segundo bloque de la sesión, Julián Jiménez, director de planta de SKF en Tudela, presentó las acciones, cambios y decisiones que se han llevado a cabo para la recuperación. Ya en las primeras semanas de la pandemia, SKF elaboró unas medidas de prevención muy fuertes que se tomaron como ejemplo otras muchas empresas asociadas. Esta ha conseguido mantener a cero los contagios en la fábrica. También han logrado reducir en gastos a raíz de realizar nuevas inversiones, entre otras cosas. Apuestan por el nuevo concepto “local to local” en las relaciones comerciales cliente-proveedor. SKF Tudela apuesta por no quedarse atrás y cuenta con características que le diferencian como la automatización, y tecnologías de inteligencia artificial entre otras.

Actualmente SKF se encuentra en constante proceso de cambio y con un proyecto que permite una mejora del medio ambiente y de la productividad.

Daniel Antoñanzas, director general de Exkal, en un momento de su intervención

 –

GRANDES EMPRESAS

La última sesión de la Mesa de Estrategia contó con la presentación Exkal y Grupo Apex, quienes compartieron sus actuaciones y cambios tras la situación que ha generado la pandemia.

Daniel Antoñanzas, director general de Exkal, comentó que toda nueva estrategia que se ha llevado en la empresa ha sido primordialmente un cambio de actitud y análisis del entorno. Pero, la clave de la organización para su recuperación ha sido la inversión realizada en I+D+i y los proyectos creados en colaboración con nuevas empresas para poder crecer.

Tras la COVID-19, la empresa cambió la percepción del cliente fijándose ahora también en el usuario final del producto. Además, diseñando refrigeradores más eficientes, también se implica en conseguir aportar su granito de arena a la hora de construir un futuro.

La otra mitad de la sesión la abordó Santiago Salas, director general de Apex. Frente a la situación de este último año, la empresa se formuló dos preguntas: ¿qué de lo que tenían ya implantado agradecieron tener? y, ¿qué se echó en falta?

Realizaron numerosos cambios con el fin de adecuarse a las circunstancias y no quedarse atrás. En cuanto a su estrategia de basó en definir su objetivo; doblar el valor de la compañía en 5 años, tanto en valor absoluto como en valor porcentual, y una vez establecida la ruta para alcanzarlo, se pasa a su ejecución. Entre otras medidas que Apex tomó, se encuentran instaurar un calendario rotativo que limite al máximo los contactos, purificadores de aire, aumentar la limpieza, también se reunió con la competencia para compartir experiencias y de esta forma detectó la necesidad de simplificar el organigrama de la empresa.

En cuanto a las personas, se les quiso demostrar a todos los empleados lo importantes que son en y para la empresa y, para ello se les formó más, se realizó un estudio de la equidad salarial y aumentó la relación empleado-empresa a través de una aplicación con un portal del empleado. Invirtieron dinero en automatización de los procesos en busca de ser más eficientes y consideraron importante revisar el plan estratégico de la empresa, no para cambiar las líneas maestras, pero sí para adaptarlo a los cambios del entorno. Para una buena recuperación se ha de ser coherente, contar con un proyecto claro y tener los objetivos definidos.