25 directivos de 20 empresas asociadas a la Fundación Industrial conocen de primera mano los procesos de automatización e implantación de transformación digital que ha llevado a cabo la multinacional francesa en su planta de Pamplona.


 

Un total de 25 directivos de 20 empresas pertenecientes a la Fundación Industrial Navarra (FIN) han visitado la planta de Saint-Gobain Abrasivos situada en la cuenca de Pamplona. Esta jornada se encuadra dentro de la gira de encuentros impulsada por FIN para que sus asociados conozcan in situ alguna de las empresas más representativas del tejido productivo de la Comunidad Foral. En concreto, en 2019 se han visitado otras dos empresas de referencia como son Isringhausen y SAS Automotive.

Durante la mañana, los responsables de la empresa anfitriona se han centrado en mostrar los cambios que ha sufrido la planta productiva desde sus inicios en los años 60. “Estos cambios son fruto del trabajo constante y de la formación continua que han recibido los trabajadores para ir, poco a poco, adaptándose a los nuevos tiempos” afirmaba Pedro Busto, director general de la empresa. Hoy en día, las instalaciones de Pamplona producen más de 1,2 millones de muelas abrasivas que distribuyen por toda Europa.

Tras una pequeña charla introductoria, los asistentes han podido recorrer la planta junto con distintos responsables de la compañía. Estos les han mostrado distintos espacios de la factoría: desde la zona de mezclado, pasando por los hornos de cocción y llegando finalmente a la zona de preparado de pedidos. Todos ellos, se encuentran en un constante programa de innovación que permite ir implementando mejoras que conllevan una mayor automatización de los procesos productivos.

———————————-

“Estos cambios son fruto del trabajo constante y de la formación continua que han recibido los trabajadores para ir, poco a poco, adaptándose a los nuevos tiempos”.

Pedro Busto, director general de Saint-Gobain Abrasivos

———————————-

Durante la visita, Busto recalcaba la apuesta de la compañía por ser “flexibles” pudiendo llegar así a un espectro de clientes amplio que va desde la pequeña ferretería hasta las empresas más potentes del mundo.

La actividad ha sido altamente valorada por los asistentes, y desde la Fundación Industrial Navarra se seguirán promoviendo espacios de trabajo que permitan a las empresas seguir compartiendo experiencias que generen enriquecimiento mutuo.