El pasado 12 de febrero un grupo de asociados a la Fundación Industrial Navarra visitó las instalaciones de Viscofan en Cáseda. Durante la sesión, Jesús Calavia, Director Industrial de la empresa, realizó una pequeña presentación sobre la organización.

Entre otras cuestiones, Calavia comentó que Viscofan es, actualmente, el líder global de tripas artificiales. Abastece al 25% de la demanda del mercado global. Son el único productor del mundo que fabrica los cuatro tipos de tripa artificial existentes en el mercado: celulósica, colágeno, fibrosa y plástico. Además, Viscofan es el principal fabricante del mundo de celulosa abasteciendo al 65% del mercado (sólo en Cáseda se produce el 25% de la celulosa consumida en el mundo).

Otros datos destacados durante la ponencia fueron por ejemplo, que la empresa se constituyó en Navarra en el año 1975 y tres años después se lograba fabricar la primera tripa válida. Se trata de una industria muy cerrada y se desconoce por completo los procedimientos de la competencia. Disponen de 183.000 m2 de superficie industrial, de los cuales 45.000 m2 son superficie construida.

Desde que en 1988 adquirieran Grupo IAN, Viscofan inició un proceso de crecimiento mediante la compra de la competencia. Sin embargo, a partir del año 2011 la estrategia de crecimiento se basó en implantar sus propias fábricas en otros puntos geográficos como China y Uruguay. Es lo que llaman el crecimiento orgánico. Actualmente, su centro de expansión está en Asia ydestaca en este aspecto, su rápida capacidad de implantación basada en: una toma de decisiones muy rápida gracias al manejo de una gran cantidad de información, dar valor en las implantaciones al factor humano y disponer de una gran potencia operativa.

Jesús Calavia destacó también los puntos fuertes de la empresa centralizados en:

  • Internacionalización. Abastecen a un mercado mundial. En Cáseda el 98% de la producción se comercializa fuera de nuestras fronteras. Para conseguir implantarse en otros países, se envía siempre a gente formada en Navarra aunque suponga un gran coste. Los zonas de implantación tienen que reunir las siguientes condiciones: existencia de mercado, que los costes sean lo más bajos posibles y que no exista riesgo.
  • Los mercados en los que se mueven son muy exigentes. Los clientes demandan una elevada productividad y Viscofan trabaja bajo pedido, de forma completamente personalizada. Sin embargo, cuanta mayor es la exigencia del cliente, mayor valor añadido aportan a sus productos destacando por encima de su competencia.
  • Búsqueda de la excelencia a través de la innovación. Las barreras de entrada para la competencia son la tecnología y los costes, pero el factor determinante son siempre las personas. Sin las personas adecuadas, las implantaciones acaban fracasando. El centro de excelencia de Viscofan está localizado en Cáseda. Desde aquí, transfieren la tecnología y los bajos costes a los centros más jóvenes con tecnologías y procesos más básicos. La competitividad la consiguen en España por productividad mediante la búsqueda constante de la excelencia. Desde las plantas españolas se sienten en la obligación de transmitir su “know how” al resto de países, y eso les hace mantenerse en una actitud de no conformidad, llevan constantemente los parámetros de sus procesos al límite para investigar nuevas mejoras, constante automatización, preocupación por el bienestar del personal… y todo ello les permite situarse varios años por delante de la competencia interna.
  • Las personas. En entornos de tecnologías similares, la diferencia viene dada por las personas. Viscofan asume la gestión del talento buscando que el personal interiorice el modelo de negocio, que la dirección tenga una mentalidad de mejora permanente y se busca fomentar un elevado grado de compromiso. En definitiva, el talento para la empresa es la suma de compromiso y movilidad.

Tras esta detallada presentación de empresa en la que conocimos los factores de éxito de la empresa, los asociados visitaron las plantas de producción de celulosa y de colágeno, así como las dos plantas de cogeneración, la planta de converting y, por último, la planta de aplicación de la producción final.

Para finalizar, se hizo referencia a la experiencia de Viscofan en la implantación y certificación del sistema de gestión energética según la norma ISO 50001 en Cáseda y Urdiáin, y las posibilidades de implantación en el resto de plantas repartidas por toda la geografía.

 

FacebookTwitterLinkedIn