Esta mañana, estudiantes de ingeniería han visitado Iruña Tecnologías. Esta actividad está promovida por la Universidad Pública de Navarra, la Fundación Industrial Navarra y el Colegio de Ingenieros Industriales de Navarra a través de la Cátedra Ingeniería y Empresa.

La mañana comenzaba con una pequeña sesión introductoria sobre fabricación aditiva a cargo de Mikel Arbeloa, director de Hirudi Sistemas 3D. Los asistentes han podido conocer de primera mano la situación actual de esta tecnología y su grado de implantación en el sector industrial. «Ya no estamos hablando de una tecnología a la que únicamente tienen acceso las grandes empresas. Cada vez son más las pymes que la demandan e implantan en sus centros de trabajo» afirmaba Arbeloa.

Tras este primer espacio, ha llegado el momento de conocer in situ las diferentes impresoras 3D y algunos de los prototipos y productos finales que desarrollan en la empresa afincada en Orcoyen. Desde un simple tornillo, hasta partes importantes de motores de automóvil. Todo esto han podido ver y «tocar» los estudiantes que han acudido a la visita.

Mikel Arbeloa muestra una de las piezas realizadas en impresora 3D

——————————–

¿Qué es un exoesqueleto? ¿Qué funciones tiene? ¿Cómo se aplica en la empresa industrial? Estas son algunas de las cuestiones que ha abordado César Gonzalvo (Iruña Tecnologías) en el comienzo de su presentación para después abordar la robótica colaborativa y sus múltiples usos. A esta presentación teórica le ha acompañado posteriormente una visita a los talleres de la compañía. En estos espacios se desarrollan algunos de los robots convencionales y colaborativos que después serán introducidos en algunas de las principales empresas del país. «Se trata de automatizar procesos que no aportan valor o que suponen un riesgo para el trabajador» comentaba Gonzalvo a los asistentes. Los estudiantes de la Universidad Pública de Navarra han podido seguir la presentación de estos robots colaborativos de la mano de los profesionales del centro para después realizar pequeñas pruebas de programación.

Algunos de los participantes de la visita programan uno de los robots colaborativos del taller